viernes, 17 de junio de 2011

GRANDES PENSADORES DE LA NADA

Hombres considerados grandes filósofos de la historia han gastado gran parte de su vida y de sus libros tratando de hacer argumentos creíbles y perfectos para demostrar cosas que, en la vida práctica, son indemostrables. Yo quiero llevar más lejos eso y decir que han gastado su vida en tratar de argumentar cosas que a los efectos prácticos de la vida no sirven absolutamente para nada. Y aunque muchos ya criticaron esto, en el ámbito académico se sigue glorificando a estos hombres como estatuas impolutas. Pues yo digo que estos “grandes hombres” fueron unos enfermos incapaces de tolerar la vida y tenían que escaparse de esta pensando en mundos imaginarios y fantasmas. Quizás lograron escribir pomposamente y que sus argumentos suenen convincentes. Pero para mí, eso no tiene ningún valor. No afrontar con valor el único mundo en el que vivimos, no pensar en la vida tal cual la vivimos, el despreciar al cuerpo y los sentidos, el subyugarse a una idea ya tan vacía como la del dios todopoderoso y creador del universo, el devanar interminablemente sobre la inmortalidad o no del alma y todas las cuestiones similares, me parecen digno de enfermos y sufrientes, y, a esta altura, no nos sirven para nada.
Si, está bien saber qué es lo que dijeron esos hombres, pero habría que analizar los motivos psicológicos detrás de sus argumentos, y los que estudiamos a esos hombres no alabar todo lo que ha sido dicho por ellos sólo por el mundo académico nos diga que tenemos que hacerlo. Y no es una postura rebelde por que sí. Un filósofo, alguien pensante, y que piensa libremente, no debe postrar su pensamiento, todo lo contrario, tiene que dudar permanentemente y pensar todo desde múltiples perspectivas. Y yo pongo un manto de duda (por ser benevolente) sobre esos pensadores consagrados que dedicaron su vida intelectual a racionalizar sobre la nada y los fantasmas.
Pensemos y celebremos la vida en este tiempo y en este mundo.

9 comentarios:

  1. La dicotomía es vida versus valores sociales. Para poner un caso muy evidente tenemos al "filosofo" Feinmann que es más bien una prostituta intelectual.

    Si este filosofo tuviese integridad o coherencia no aceptaría un puesto publico por hablar bien del gobierno de turno.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo, es un intelectual a sueldo ese señor

    ResponderEliminar
  3. En parte estoy de acuerdo con el escrito, pero considero que atrasa un siglo o dos. Hoy día es posible que se necesite más valentía para ser un metafísico que para ser un filósofo práctico, ie., de moda y a tono con la presente cosmovisión consumista de Occidente. Para algunos será mucho más valiosa la filosofía existencialista de Maradona que las fantasmagorías de Kant, y puede que la psicología del germano fuese, en efecto, la de un hombre enfermo incapaz de tolerar la vida etc., pero qué sé yo... El error es el título nobiliario del hombre. Por más que no crea en sus dioses y que me pase por las tarlipes sus códigos morales, todavía prefiero a los "pensadores de la nada" antes que a los nada pensadores.

    ResponderEliminar
  4. Por lo general, todos los grandes pensadores tuvieron vidas caóticas, así que no andás muy errado, Sigfrido.

    ResponderEliminar
  5. Estimado E: en ningún momento pretendí hacer defensa de la superficialidad ni del consumismo, y mucho menos del estilo de vida de personajes patéticos como Maradona. Valga la paradoja que esos pensadores metafisicos son los aceptados por el establishment académico, y, por lo tanto, por el mismo establishment. La mayoría fueron burgueses de buen pasar, universitarios adoradores del estado y consejeros de iglesias y políticos. por que la metafísica no presenta ningun peligro para el estatus quo conservador y astuto.

    ResponderEliminar
  6. Sí, entendí que te referías a ellos, y por eso arranqué diciendo que en parte estoy de acuerdo con el escrito... salvo por el hecho de que atrasa un poco. Hoy los metafísicos no tienen peso alguno, a no ser quizás en los países musulmanes. Pero sí, una cosa te concedo: si estudiás filosofía a nivel académico, cosa que yo no he hecho, puede que te termines rebelando contra la presunta autoridad de nombres anacrónicos. Salud.

    ResponderEliminar
  7. es lo que me está pasando, estimado !

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que este texto parte de una manera de leer a Nietzsche. Con el riesgo de no analizar en qué medida es falaz (o no) reducir la metafísica a una psicología o una fisiología. Más riesgoso es reducir (desde cierto materialismo histórico velado) los pensadores a su pertenencia social o económica. Es poco relevante si Kant fuera burgués o Hegel rector. Hay que ir más allá de los manuales de Filosofía de la Academiia de Ciencias de la Unión Soviética.
    Es cierto: no alabás el consumismo. Celebrar la vida en este mundo, en este tiempo significa tal vez lo opuesto al consumismo, una especie de metafísica de mercancías, con su ya consabido fetichismo y enfermedades de trascendencias. En eso el texto me parece claro.
    El problema es otro: en las academias de la filosofía reina, en verdad, el problema del lenguaje, de la construcción de una contrametafísica. En eso, el soporte conceptual de tu texto - Nietzsche - es una autoridad máxima en el mundo académico. Y la postura de Heidegger es: Nietzsche fue el último gran metafísico.
    Mi pregunta: ¿cómo salir de los pensadores de la nada sin caer en los filósofos pragmáticos? ¿Cómo salir de las fantasmagorías sin caer en los hechos, la felicidad positivista, los realismos ingenuos o científicos?
    ¿Qué perpetúa o qué cuestiona este mundo?

    ResponderEliminar
  9. SIGFRID
    Jaja
    pobres tipos, les bajás la autoestima de un hachazo, ojalá no te oigan desde el cielo, pobres hombres. mirá, jaja, cada uno hace lo que puede con su vida, algunos hacen cosas muy valiosas y aportes para la humanidad, y otros, ya con que no joroben ni contaminen al Universo y al prójimo ya es bastante, y si además se distraen escribiendo hacen bien, aunque luego no los lea nadie. de todo lo que leí sobre filo siempre algo bueno saqué de cada uno, mi favorito es kant, pero ayer fuimos a una clase sobre nietszche (tema Apollo y Dionisos) que daba Diego Singer, y aunque este filósofo de Dios ha muerto, no me guste mucho, todo lo que leyeron me pareció muy positivo
    bueno nene
    espero salvarme de tu hachazo, jaja
    SIGFRIDO
    sé más clemente con la pobre gente, jaja
    saludos nene

    ResponderEliminar