martes, 21 de diciembre de 2010

A TI, MAESTRO


A ti, mi querido maestro, al cual los siglos nos separan, y sin embargo, llegué a conocer por el destino manejado por los dioses, te recuerdo, justamente, en el momento en que más logro separarme de tus pensamientos, por que los míos ya tienen su propio vuelo. Gracias a tus palabras pude liberarme y empezar ese largo y arduo camino que hasta aquí me trajo, a este presente, donde soy yo más que nunca. Durante todo ese trayecto no podía separarme de tu obra, de tus sensaciones y razonamientos, y llegué a sentir incluso que nuestros destinos se parecían. Llegué a adentrarme tanto en ti que creí perderme, pero no fue así, logré realmente entender lo que decías y querías. Por eso ahora me libero de tu influjo, ya no necesito que seas mi maestro, llegó el tiempo de dejar de ser el alumno y salir a recorrer el mundo. Ahora tengo mis propias palabras, y creo los valores que yo pienso y siento son los adecuados para mí. Dejé de ser simplemente un hombre y puedo soñar como los dioses, y se siente tan maravilloso volar en estas alturas, a las que pocos pueden llegar. Sí, el hombre ha hecho del mundo moderno un infierno, se ha vaciado de espíritu y no tiene destino más que venir y pasar el tiempo sin ser el mismo, por eso a veces se siente solitario el ser de esta manera, pero ya no hay marcha atrás, no me arrepiento de llegar a donde he llegado, yo me conozco a mí mismo, y me acepto como soy, me quiero como soy. Oh, maestro, te agradezco tanto el haberme guiado, pero ahora soy yo quien toma las riendas de mi camino. Nunca olvidaré que fuiste tú quien iluminó mi camino, y fuiste tú mismo el que me decía que todo alumno debe superar a su maestro y dejar de ser su eterno protegido. Ahora sigo mi destino, seguro de mi mismo, y puedo ver al querido sol brillar más que nunca…



11 comentarios:

  1. Cómo lo adorás!
    Está muy bien, el loco nos mostró pensamientos grandiosos. Ya no quedan de esos.

    ResponderEliminar
  2. sin dudas fue mi maestro...pero no pienso como el, yo pienso como yo, gracias a el. que es distinto.

    ResponderEliminar
  3. SIGFRID
    si, dale
    yo también tengo a mis maestros
    gershwin, cole porter, yma sumac (la tildan de cache pero me divierte), y entre muchos otros uno que te recomiendo por favor oilo
    george bressans.........-temas de protesta muchos-
    Sigfrid, no fui irónica, estaba haciendo una afirmación o decreto para que se dé en el futuro mi deseo (sobre los políticos......fijate en EL DECRETO del capítulo de CONY MENDEZ, METAFISICA 4 EN UNO)
    Bue nene, decí lo que pensás, para eso estamos haciendo el aguante los amigos blogueros.

    ResponderEliminar
  4. "Se recompensa mal a un maestro si se permanece siempre discípulo."

    Zarathustra

    ResponderEliminar
  5. Qué buen texto, me ha gustado mucho :)

    ResponderEliminar
  6. SIGFRIDO
    Volví poque no sé si entendiste el comentario de lso politicos

    es asi
    vos por ejemplo, deseas con todo tu corazón algo y lo anunciás en positivo como algo presente que se está dando lo agradecés

    por ejemplo

    gracias DIOS mio porque estoy disfrutando de unas hermosas vacaciones en BRASIL tomando una piña colada y bañandome en el océano, con todo confort.

    Bueno vos lo estás agradeciendo en presente como si se estuviera dando ahora...
    es pensamiento mágico o tal vez, no
    probalo
    bueno, yo lo hice con los polílticos

    otro de mis maestros de vida
    DEBUSSY y mis perros y gatos, jajaa
    saludso ZARATUSTROS

    ResponderEliminar
  7. Que bueno que tengas esa libertad para despegarte de tus maestros, muchos quedan atrapados por siempre y luego no saben como despegarse. Yo por mi parte desde chico ya mantengo la opinión de que a mis maestros los respeto y les tengo una admiración sin convertirme en un devoto, para así poder cuestionar sus ideas cuando uno no coincide con ellos, sea que esten vivos o muertos.

    ResponderEliminar
  8. Y bueno, Buck, todo se termina, la gente piensa de una manera ahora,después cambia por otra cosa y se sigue así hasta volver a las creencias originales o caer en el descreimiento total. El camino del descreimiento es el siguiente: primero creemos las cosas literalmente, después suponemos que esas cosas eran en realidad metáforas de otras, y, finalmente, comprendemos que toda metáfora es un capricho y dejamos de creer. A propósito: ¿pudiste averiguar algo de Lao Tsé? Se habla poco de los orientales, y son los que más saben sobre filosofía. Escribían extensas obras cuando los europeos andaban con taparrabos y se revoleaban hachazos

    ResponderEliminar
  9. Qué me recomendas para leer de Nietzsche?

    ResponderEliminar
  10. Muy emotivo, estimado Buckmeier. EL MAESTRO estaría orgulloso, Nietzsche; mein dichter!
    Es menester para mí seguir estudiando su obra, más allá de todo fanatismo. ¡¡Saludos!! Es siempre ua alegría para mi verlo volar.

    ResponderEliminar